Golpistas sin complejos

"Control de mentalidades"

¿Hace falta alguna ruindad más para que hasta los tibios constaten que el sello común de los secuaces del Capitalismo globalizado que desgobierna el mundo es su absoluta falta de escrúpulos a la hora de imponer Ideología? ¿O vemos espejismos cuando pregonamos que los hilos los mueven una Trama con tintes mafiosos?

Cuando algunos destellos de luz nos reflejan las cloacas de la intervención oligárquica puesta en marcha contra gobiernos progresistas -oculta bajo el pomposo título “Freedom 2”- resulta clarificador comparar el tratamiento dado en las noticias que generan distintos países sudamericanos en los medios de difusión en función de si juegan en el equipo de sometidos al poder imperial o se alinean entre los que se han negado a seguir intervenidos por Washington.

Llama la atención tanto la antigua manía yanqui por ostentar el monopolio de la palabra “Libertad” como la reciente de disfrazar a los movimientos subvencionados por el Capitalismo descarnado de revoluciones coloreadas. Eso sí, excluyendo de la paleta cromática el rojo. El más acabado ejemplo contemporáneo sería la “revolución naranja”. El nombre seguramente viene porque exprimieron a ingenuos “demócratas” para enmascarar la pretensión última: entronizar al filofascismo ucraniano. Albert Rivera aunque coincida en el color no entra en esa categoría. Se le puede calificar de muchas cosas pero no de ingenuo.

Como es sabido el paraguas “libertad”, lo mismo tapa el roto que el descosido. Que se lo pregunten a las águilas del Pentágono, esas que en los ochenta del siglo pasado mostraron impresionante agudeza y capacidad de verlas venir al catalogar a los hoy talibanes/fundamentalistas de “combatientes de la libertad”. Mandando incluso desde Hollywood a las montañas afganas a John Rambo para que echase una mano contra la hidra soviética. Mientras surgen estas líneas EEUU bombardea directamente Siria, sin los intermediarios de cabecera. Lo dicho, la cabra tira al monte.

Si diseccionamos las maniobras del complejo político-militar estadounidense desde que Trump alcanzó la presidencia en noviembre (con el periodo Obama el experimento también vale) vemos como minimiza las protestas de Paraguay, muertos incluidos, la resistencia contra el furor ultraliberal del argentino Macri, las matanzas en México o los más de 100 asesinatos políticos en Colombia desde que se puso en marcha el “Plan de Paz” , a la par que pone en duda los incontestables resultados electorales en Ecuador y vuelve el foco hacia Venezuela, siempre Venezuela.

No soplan vientos favorables a patrocinar sanguinarias dictaduras militares tipo Pinochet, Videla, Stroessner… como hicieron en el Cono Sur durante los años 70/80 del siglo XX, la formula preferida ahora es el golpe de estado institucional. Busca el disfraz legal que ampare el cambalache y de momento ha tenido éxito al apartar del poder a Zelaya en Honduras, Lugo en Paraguay o Roussef en Brasil. Se abstiene de sembrar desaparecidos porque luego los fantasmas vuelven en forma de Madres Locas o anulación de las leyes de Punto Final y es un coñazo buscar excusas para explicar las sangrantes violaciones de Derechos Humanos que hasta ayer servían.

La última maniobra en Venezuela es de manual “del perfecto golpista”, por supuesto. Da igual que la Constitución defina un sistema presidencialista donde se elige directamente al Jefe de Estado. Volver a poder rapiñar todas las rentas del petróleo, ahora públicas, antes privatizadas merece poner toda la carne en el asador. Y si se controla el Parlamento, aunque éste no tenga las competencias que justificarían algunas medidas, mejor. La realidad no va nunca a estropear el relato de la Derecha cavernícola. Mejor si de propina el Tribunal Supremo por ingenuidad/torpeza ayuda a que eche una mano. Al cuello.

Aquí resulta enternecedor escuchar pedir la excarcelación de Leopoldo López (sus delitos en Estados Unidos serían perpetua) a quienes amparados por la ley Mordaza mantienen preso a Andrés Bódalo o Alfon y han sembrado España de juicios sumarísimos contra activistas sociales.

El apoyo del nuevo trío de las Azores (en el viejo queda claro, pese a lo reñido, el ganador del concurso”neurona mínima”, Aznar sin duda tras su reivindicación televisiva de la foto pandillera), Rajoy-Rivera-Gestora sumisa del PSOE a la oposición venezolana abre el campo a algunas reflexiones curiosas: ¿Un Parlamento electo está por encima de la Constitución del país? Si la respuesta de los amigos de Capriles es “Sí” luego no valen matices de Geografías Política. Con la misma regla de tres que ellos aplican a Maduro, el señor Puigdemont, si así lo vota el Parlamento de Cataluña, puede iniciar tranquilamente el llamado proceso “de desconexión para la Independencia”. ¿Por qué lo que es válido en Caracas debe ser delito en Barcelona?

La Oligarquía en su lucha de clases lleva de serie incorporado el odio a las personas y organizaciones que se atrevan a cuestionar sus privilegios. Siempre lo ha hecho. Desde que recuperados del susto de la Revolución Francesa agrandaron las víctimas del llamado “terror rojo” de Robespierre mientras ocultaban el más profundo y continuado “terror blanco”. Ni le interesa ni pueden consentir pueblos emancipados. Por ello miman la desmemoria histórica.

Al Poder real nunca le faltan mamporreros, siempre cuentan con el McGyver advenedizo dispuesto a arreglar el roto. En la Hesperia triste, gobernada por un partido que en su repleta cesta de cargos debe tener alguna manzana sana, sobran voluntarios para apuntalar la Corrupción o servir de muleta cuando los votos no cuadran.

Si no fuese por lo patético, hasta resultarán enternecedoras las caritas de quienes han visto el otro nexo de unión -además del color de piel- del gabinete Trump, la exclusiva pertenencia al club de multimillonarios. Ya se sabe lo espléndidos que son. Fijo que ahogaran al Congreso y Senado USA con leyes favorables a los intereses de la clase obrera.

En los tratamientos de choque no nos valen las tiritas porque el Poder sólo plantea pactos cuando nos sitúa en posición de fuerza. La que dan la contestación social y las movilizaciones. Y aún así aguardarán la mínima demostración de debilidad para volver a las andadas. El Adn es común a todas las derechas. Generando pensamiento y moviendo capitales no quieren control ni fronteras. De la poesía machadiana desprecian el “verso a verso”. Son más del “golpe a golpe”.

Juan Rivera Reyes, Coordinador de la Mesa Estatal del FCSM.

Fuente: Colectivo Prometeo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s