Grecia y las refugiadas hoy

"Refugiados, éxodo, vergüenza"

La situación en Grecia con las personas refugiadas es variada. Algunas de ellas, llevan allí más de 7 meses desde que cerraron las fronteras .

Después de malvivir en campos improvisados como Pireos o Idomeni, unas pudieron ser asignadas con un campo de refugiadas y vivir en caravanas o edificios que dejaron de ser lo que eran y alojan a personas ahora, otras viven en casas ocupadas en todo Grecia, otras viven en pisos que la solidaridad del pueblo ha conseguido para ellas pero las más desafortunadas viven aún en tiendas de campaña que mucho recuerdan a los antiguos campos.

Y ahora viene el frío y la lluvia. Allí esperan, cada una lo suyo. Peticiones de asilo, recolocaciones en países con garantía de un futuro, al menos, tranquilo. Muchas de ellas no han tenido ni la primera entrevista todavía. La espera se hace eterna pero la viven con dignidad y paciencia, no les queda otra. Sus momentos de desesperación tendrán. Ya lo creo.

En los campos con caravanas, han creado verdaderos hogares con televisiones, lavadoras y hasta tiendas donde poder comprar lo básico pues los mercados suelen estar lejos. Aquí sí que se respira familia y cariño cuando entras y te ofrecen lo poco que tienen.

Hay infinidad de historias: familias separadas cuyos maridos, hermanas o hijas están en países europeos, familias rotas por el genocidio yazidi de 2014 que no saben que fueron de los suyos, gente que huye de la masacre siria u otro genocidio que queda en el silencio como el afgano, gente que vuelve a estar en los campos después de haber llegado de los países de destino solo por estar junto a su familia, personas que se vuelven a sus países de origen desesperadas de ver pasar las horas sin nada que hacer más que esperar las pocas noticias que les dan. Mucho trauma e incertidumbre.

Ante todo este panorama, cientos de ellas intentan irse como pueden: bien con documentos falsos y volando a países europeos, bien andando desde el norte de Grecia atravesando todos los países hasta llegar a su destino o bien en las ruedas de un camión que viaja en un ferry con destino Italia. Muchas lo consiguen. Vaya que si lo consiguen. Otras caen presas varios meses y las recluyen en campos como el de Amygdaleza donde están como perros al sol sin piedad ni remordimiento.

Y mientras tanto, el gobierno nefasto de Europa y el mundo en general mira impasible desde el sofá de su casa sin ser capaz de mover un dedo para echar un cable a un semejante, sin darse cuenta de que mañana nos puede pasar a nosotras. Que se lo pregunten a las personas sirias.

Silvia Guajardo, Atenas, 12 de octubre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s