‘A buenas horas mangas verdes’

Juan Rivera
Colectivo Prometeo
FCSM

El refranero, rico en ejemplos, utiliza la expresión que sirve de título a este artículo para subrayar la acción que se hace a destiempo y por su tardanza carece de sentido. En el origen del dicho parecen mezclarse el color de una de las prendas empleadas en el siglo XV por las cuadrillas de la Santa Hermandad y la fama de impuntualidad que les hacía llegar al lugar de autos después de producirse el daño.

Al ver la ristra de “nuevos dirigentes” del PP repitiendo a todas horas y en todas las televisiones la cantinela de que se sienten “abochornados, indignados y avergonzados” por los casos de corrupción que más que salpicarles, los duchan, no puedo evitar acordarme de la expresión. También me viene a la cabeza el grito de las madres de mi barrio al hijo que sorprendido en plena trastada -pero nunca antes- lloraba desconsoladamente implorando perdón: “Tú lo que tienes es mucho miedo pero muy poca vergüenza”.

"Corrupción PP"

Porque a eso suenan las contriciones y golpes de pecho de los “peperos” encabezados por su responsable de comunicación Casado. A lloriqueo del que ha sido pillado con las manos en la masa y como no puede negar la evidencia aparenta desolación.

Si el arrepentimiento es tan veraz como las palabras que dedicó el susodicho a Grecia, “en Grecia se ha desatado una ola de atracos y violencia inusitada” o la sensibilidad ante el latrocinio llevado a cabo por sus antiguos correligionarios que hoy rebosan los juzgados sea la que mostró a las víctimas del Franquismo, “…están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no se quién…”, aviados vamos.

Y es lógico. Una vez escuchados los piropos de Rajoy a Bárcenas, “Luis lo entiendo. Sé fuerte. Mañana te llamaré”, a Camps, “Yo creo en ti y estaré delante, detrás o al lado, me da igual”, o a Fabra, “Para nosotros es un ciudadano y un político ejemplar. Y me temo, por si alguien no le gusta lo que acabo de decir, que también para los ciudadanos de Castellón”, a los que pueden añadirse montañas de elogios desmedidos sembrados en toda la geografía patria por l@s dirigentes del PP para animar a sus centenares de cargos en “dificultades”, resulta imposible tragarse la sinceridad de quienes hoy han sido puestos en la picota.

Con estos ejemplos nada edificantes tiene más sentido creer y compartir la afirmación que hizo el lunes Alberto Garzón: “el PP es una trama de corrupción, no quiere decir que todos sus integrantes sean corruptos, pero sí que los corruptos no son personas aisladas sino que el propio partido es una estructura viciada que construye redes clientelares con las que se parasita el espacio público”.

Si miramos al partido conservador desde la mitología son tantas las cabezas surgidas de la ‘hidraPP’, desde Naseiro a la Púnica, pasando por Gürtel o Noos, a la hora de afanar dinero público, que Hércules redivivo se vería impotente para cercenarlas.

No nos extrañemos. Arrasar con los derechos sociales, utilizar la presencia en las Instituciones para transferir la riqueza del Estado a los bolsillos particulares y considerar que la Ley solo debe cumplirla el vulgo, está en el fenotipo del pensamiento capitalista defendido a capa y espada por estos patriotas de pulsera, que no de hechos.

Por eso debemos saber contra quienes nos jugamos el futuro. No pretendamos que les asalten escrúpulos por utilizar todos los medios a su alcance para conseguir sus fines políticos y económicos. Como botones de muestra hagamos memoria para recordar que el ministro de Economía, Luis de Guindos, ponía antes de ser cargo la cara española a Lehman Brothers o que el ministro de Defensa Morenés, antes alto directivo en empresas de armamento, volverá sin duda a ellas cuando el electorado lo mande al paro porque la ley no impide el uso de la puerta giratoria.

Y un capítulo especial merece comprobar que en Interior tienen al ministro Fernández, fanático religioso y supernumerario del Opus Dei, con lo que nos hacemos una idea de la visión moral –no ética- que impregna los comportamientos públicos del PP para entender el bestial espacio ,en teoría laico, cedido al adoctrinamiento religioso ultracatólico. Y así podríamos pasar horas y horas diseccionando urdimbres y ramificaciones. En ellas colisionan una y otra vez los mismos nombres, contratos y empresas.

El hecho no les causa rubor porque no consideran necesario guardar las formas ya que parten de una lógica demencial: ven legítimo utilizar en favor propio el poder ciudadano que les fue delegado mediante voto (el consciente de los que se sabían beneficiados, el inconsciente de quienes no olieron el peligro del “vamos a probar con éstos”).

Creer ahora en la promesas de regeneración del PP tiene la misma garantía que incubar un huevo de una serpiente en el pecho y esperar que no te pique. Ninguna.

Por ello es básico que al PP no le demos ni agua (tampoco a la otra pata del bipartidismo) ni que nuestra torpeza e incapacidad termine por ser el boca a boca que los reanime.

Fuente: colectivoprometeo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s